1 EUR = 4.35 PLN

¿Crees que en Polonia siempre hace mucho frío? ¡Aquí te describimos cómo es la climatología polaca para que aciertes al preparar tu maleta!

El clima polaco es continental húmedo, una mezcla del oceánico y el continental. Los inviernos son fríos con una temperatura media de -5ºC y los veranos templados, con medias de 19 grados, pero aún así no son raros los días muy calurosos en los que los termómetros sobrepasan los 30 grados centígrados.

En las zonas de montaña, durante los meses de enero, febrero y marzo suelen darse buenas condiciones para la práctica de los deportes de invierno.

El área occidental y la parte más próxima al mar Báltico poseen inviernos suaves y húmedos y veranos frescos con abundantes precipitaciones. En la zona oriental el clima es más continental, con inviernos fríos y secos, y veranos calurosos y ásperos.

La situación geográfica de Polonia y su relieve plano provocan que el tiempo sea continuamente cambiante e impredecible a corto plazo. Un día soleado y caluroso puede acabar en lluvias y frío.

En el clima de Polonia se definen claramente cuatro estaciones aunque los polacos creen que gozan, además de las cuatro convencionales, de una estación llamada la preprimavera:

La primavera

Comienza en marzo y con ella vuelven los colores. Las temperaturas son agradables, comprendidas entre los 10 y los  20 grados. En mayo se registran altas temperaturas durante el día. Recomendamos llevar ropa parecida a la de otoño si viajas en abril y prendas veraniegas y de entretiempo a partir de mayo. Pero hay dichos que definen perfectamente lo que los polacos quieren decir con el témrino de preprimavera: por ejemplo el proverbio sobre marzo dice que en este mes te sentirás como en una olla, es decir a veces hace calor, y veces frío de invierno.

El verano

Es ligeramente caluroso, con lluvias puntuales. Las temperaturas están comprendidas entre los 21 y 32 grados, siendo julio el mes más caluroso.  Sin embargo, es en agosto cuando el mar alcanza la temperatura más alta. Las noches son muy agradables e incluso algo frescas al final de este mes.

Al igual que para viajar a la zona norte de España, recomendamos llevar ropa de verano y algún jersey o chaqueta ligeros, pantalón largo y paraguas.

El otoño

Comienza en septiembre y es una estación muy sorprendente, ya que el paisaje alcanza unos colores espectaculares. Las temperaturas suelen ser muy agradables en octubre, pero a partir de noviembre ya suele hacer frío. En raras ocasiones puede empezar a nevar desde noviembre; la nieve es más frecuente a mediados de diciembre.

Por tanto, la ropa que hay que llevar en esta época es de entretiempo y a medida del avance del otoño, chaqueta o abrigo, guantes, gorra y bufanda con zapatos de suela gorda.

El invierno

A partir de diciembre comienza el frío característico de Polonia. Podemos encontrar temperaturas comprendidas entre los 3  y los -5 grados. Los meses más fríos del año son enero y febrero. Es un frío seco, que además cubre el paisaje de blanco. El periodo de nieves empieza en diciembre y dura hasta el mes de marzo, o incluso hasta mayo en los picos más altos. Es recomendable llevar en la maleta prendas invernales y, sobre todo, un anorak o abrigo.

 

PLANIFICAR UNA RUTA

Planea un viaje
¿cuántas personas?
1
¿cuánto tiempo?
2 días

Quiero recibir el newsletter