1 EUR = 4.35 PLN

"Viajé a una ciudad donde me guiaron los enanitos! En la ciudad de Wrocław, los encontraba por todas partes. No sabía si mirar a los hermosos antiguos edificios que rodeaban la Plaza del Mercado, o mirar a algún otro enanito que se escondía detrás de un faro o en las escaleras de una cafetería. La más mágica era la Isla de la Catedral, llena de edificios históricos, con una extraordinaria biblioteca y el Aula Leopoldina con interior único. Wrocław ha sido elegida Capital Europea de la Cultura 2016 y vale la pena venir, también por lo económico que es comparado con otras ciudades europeas."

La historia de esta región ha sido turbulenta: las tierras y su capital Wroclaw han pertenecido a checos, polacos, Habsburgos y alemanes. De allí que en el escudo de la ciudad de Wroclaw encontremos al águila silesiano, al león checo, a Juan bautista y al Evangelista.

Esta historia se ve reflejada en los monumentos de Baja Silesia (Dolnoslaskie); monasterios cistercienses de Lubiaz, Trzebnica y Krzeszów conviven con las iglesias protestantes de la Paz en Swidnica y Jawor, ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad.

La parte sur de la región, que hace frontera con la República Checa y Alemania, la constituyen las montañas Sudety, con varias localidades de balnearios como Duszniki Zdrój, Polanica Zdrój, entre otros. Son también un lugar perfecto para practicar deportes de invierno o pasear y admirar las mágicas formaciones rocosas de Góry Stolowe, en forma de tablas de mesa.

Merece la pena visitar algunos castillos como el de Ksiaz, una antigua fortaleza; en el castillo Czocha, que es también un hotel, se organizan campamentos ambientados en la novela de Harry Potter. Igualmente es buena idea pararnos en las pequeñas localidades como Lwówek Slaski, donde se puede visitar la fábrica de cerveza del siglo XIII o asistir a lato agatoween verano, esto es, una feria de la piedra semipreciosa ágata, que "nace" en los campos que rodean la ciudad.

También en verano la ciudad de Jawor alberga El Festival Internacional del Pan, donde es posible degustar panes regionales y otros procedentes de muchos países europeos.

La variedad cultural se pone de manifiesto a través de numerosos festivales y espectáculos que pretenden reconstruir hechos históricos, en el entorno de los bien cuidados cascos antiguos de Wroclaw, Jelenia Góra, Klodzko o Swidnica.

El Festival Wratislawia Cantans en Wroclaw cuenta con una tradición de cuarenta años y cada año reúne a intérpretes de fama mundial. Los espectáculos de ópera en el río Odra son una buena excusa para un viaje cultural.

PLANIFICAR UNA RUTA

Planea un viaje
¿cuántas personas?
1
¿cuánto tiempo?
2 días

Quiero recibir el newsletter