Warsaw 1.1 ºC
1 EUR = 4.7 PLN
Contacte con nosotros

Si viajas por carretera desde Praga (Rep. Checa) o Alemania, ésta es la región polaca que te dará la bienvenida al país. Su capital, Wroclaw, que obviamente cuenta con su propio aeropuerto internacional, está bien conectada por autopista con la alemana Dresden en el oeste y con Cracovia al este. Pero saliendo de esta cómoda carretera, te sumergirás en un mundo de lo más atractivo para una visita turística.

  • Parque Nacional de las Montañas
    Parque Nacional de las Montañas "de mesa"
  • Parque Nacional de Karkonosze
    Parque Nacional de Karkonosze
  • Rutas para esquí de fondo
    Rutas para esquí de fondo
  • Iglesia de la Paz en Swidnica
    Iglesia de la Paz en Swidnica
  • Interior de la Iglesia de la Paz en Jawor
    Interior de la Iglesia de la Paz en Jawor
  • Castillo de Ksiaz
    Castillo de Ksiaz
  • En busca del famoso tren
    En busca del famoso tren
  • Templo Wang en Karpacz
    Templo Wang en Karpacz
  • Palacio de los Schaftgotts en Cieplice
    Palacio de los Schaftgotts en Cieplice
  • Wroclaw, la capital y la ruta de los gnomos
    Wroclaw, la capital y la ruta de los gnomos

Tanto Wroclaw como toda la región reflejan una historia propia de una zona fronteriza donde siguen palpables las influencias checas, polacas y alemanas, sin olvidarnos de las judías y de los potentes Habsburgo. Wroclaw, considerada una de las más innovadoras de la zona, respeta y conserva este patrimonio común, enriqueciéndolo con nuevas iniciativas de carácter social, cultural y artístico. No en vano, en 2016 se convirtió en la Capital Europea de la Cultura. Merece la pena reservar algunos días para conocer la capital de Baja Silesia.

El principal atractivo de la región para los visitantes es la naturaleza por un lado, y antiguos castillos y palacios (algunos convertidos en hoteles) por el otro. Toda la franja sur la ocupa la cordillera de los Sudety, en la cual destacan no solamente dos parques nacionales: el de Karkonosze y el de los Montes Stolowe, sino también sierras como la de Montañas Sowie, un paraíso para los que buscan tranquilidad rodeados de la naturaleza, y la de Montes Kaczawskie, paraíso para los buscadores de minerales (sobre todo la piedra ágata) y antiguos volcanes (inactivos).  Es, por lo tanto, una tentadora propuesta para practicar senderismo y la bicicleta desde primavera a otoño, y esquí o esquí de fondo en invierno. Las localidades con estatus de balneario abren sus puertas durante todo el año para disfrutar de aguas medicinales y tratamientos de salud con montes, bosques y prados al alcance de la mano (Duszniki ZdrójPolanica ZdrójKarpacz o Kudowa Zdrój).

La situación geográfica y la orografía del terreno hicieron de esta región una zona estratégica para Hitler: en los alrededores del Castillo de Ksiaz (merecida parada de visita) y en las Montañas Sowie se sigue buscando el tren, supuestamente cargado con oro y otros bienes robados durante la II GM, que desapareció misteriosamente en algún túnel de la zona; y en la “Ciudad Subterránea de Osówka” se puede visitar parte de un complejo militar construido por los nazis.

Viajando hacia al este, nos encontramos con otro tesoro subterráneo. La visita a la Mina de Oro Zloty Stok promete un día entero de entretenimiento para niños y adultos. 

Buscando un toque más cultural y artístico de la visita, además de Wroclaw, no deberías dejar de visitar por lo menos una de las Iglesias de la Paz. Tanto la de Jawor, como la de Swidnica fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad. Ambas evangélicas, construidas en madera, en el interior guardan, cada una con estilo propio, una espléndida decoración que refleja la filosofía del lugar. Conviven con ellas los monasterios cistercienses de LubiazTrzebnica y Krzeszów, y otros monumentos religiosos, aunque esta vez más curiosos: una iglesia típica noruega en Karpacz (Iglesia de Wang); o la Capilla de las calaveras en Kudowa, un homenaje a los silesianos caídos en guerras o víctimas de las hambrunas que asolaron la zona en el s. XVIII.

En Baja Silesia se conservaron bastantes castillos y palacios. En el medio de Montañas Sowie, antaño frontera entre Chequia y Polonia, hay ruinas de atalayas, castillos y fortalezas incluso del s. XII, y una ruta nos lleva al castillo de Grodno, uno de los mejor conservados de esta zona.

Muchas de estas antiguas residencias de los nobles o puntos defensivos son una atractiva propuesta de alojamiento y actividades: por ejemplo en Kliczków donde disfrutar de paseos a caballo o de talleres gastronómicos. Para disfrutar de su singular oferta, consulta este listado y el mapa, para confeccionar un viaje de lo más original.

Wroclaw, capital de la Baja SilesiaParque Nacional de los Montes StołoweParque Nacional de los KarkonoszeSenderismo en los SudetyUn hotel castillo cerca de WrocławHoteles con clase: Art Hotel en WroclawSetas de Kliczków, para el otoño

Quiero recibir el newsletter