1 EUR = 4.28 PLN

Pese a que nunca han tenido rivalidades políticas ni celos artísticos, la gran enemiga de Gdansk es Cracovia, la hermosa capital del sur que ha sabido atraer desde siempre a los viajeros. Quien visita Polonia por primera vez, acude en primer lugar a Varsovia, la capital, y casi siempre continúa su viaje hacia el sur, donde le esperan muchos y bellos atractivos. Gdansk se suele dejar para más tarde si hay tiempo, o para un próximo viaje. Cuando finalmente se llega a la capital de Báltico, quedamos deslumbrados por su encanto. Gdansk es una gran sorpresa, una cuidad que ha sabido conservar, o reconstruir, todo el esplendor que tuvo en su día como una de las sedes fundamentales de la poderosa Liga Anseática. Precisamente esta riqueza quedó plasmada en muchos de sus edificios. La ciudad de Gdansk se desarrolló a partir de un poblado de kashubianos, una tribu procedente de Pomerania que hablaba un dialecto eslavo. Ya en aquellos tiempos, Gdansk destacaba por el floreciente comercio del ámbar - que se conoce desde el Neolítico – y prueba de su prosperidad es que a comienzos del siglo XI poseía un magnífico recinto amurallado, obra al parecer de Mieszko I, fundador de Polonia. 

Gdansk, ciudad monumento

Un buen lugar para comenzar la visita – el mismo por el que siempre lo han hecho los reyes polacos – es la Puerta Alta ( Brama Wyzynna ), del siglo XVI, que da acceso a la Vía Real (Trakt Królewski), formada por las calles Dluga y Dlugi Targ, en las que se encuentran las antiguas casas burguesas, ricamente ornamentadas y todas diferentes. También está aquí la Mansión de Artus (Dwór Artusa) y varios otros edificios históricos. Esta es, además, la zona más animada de Gdansk, con terrazas, cafés y un precioso mercadillo de arte.

También aquí se encuentran la célebre fuente de Neptuno, del siglo XVII, y que se ha convertido en un símbolo de la ciudad. Junto a la Vía Real se encuentra el antiguo Ayuntamiento, que actualmente es sede del Museo de Historia de la Ciudad.

La Vía Real acaba en la Puerta Verde (Brama Zielona) del Siglo XVI que da paso a un bello panorama del río Moltawa y la llamada Isla de los Graneros. Esta es una de las mejores panorámicas de la ciudad, en la que destaca la antigua puerta–grúa (Stary Zuraw) del siglo XV, en ladrillo y madera que servía antiguamente para la descarga de los barcos y reparación de sus mástiles. Hoy contiene una parte del Museo Marítimo. Otro monumento singular es la iglesia de Santa María, el mayor templo de ladrillo del mundo, en cuyo interior se muestra el espectacular Juicio Final de Hans Memling (1473) una de las obras maestras de la pintura flamenca. Muy cerca de la iglesia está la popular y un poco sombría calle Mariacka, bordeada de casas góticas con pequenas terrazas convertidas hoy en lujosas tiendas, restaurantes y galerías de arte. Gdansk, junto a Sopot y Gdynia, dos ciudades próximas en la costa báltica, forman un raro conglomerado que recibe el nombre de Triciudad (Trójmiasto).

Cómo llegar
Muy cerca del río Vistula y a orillas del mar, Gdansk es una de las ciudades más bellas de Polonia, además de tener un pasado histórico relevante; fue sede del Sindicato Solidaridad liderado por Lech Walesa, un obrero electricista que llegó a la presidencia de Polonia en 1990.

Para llegar a ella lo mejor es tomar el tren que sale diariamente de la estación central de ferrocarril de Varsovia. Llegan a la estación de Gdansk Glówny, en los límites del casco antiguo. También el trayecto puede hacerse en autobús hasta la estación de Dworzec PKS.
Los barcos, por su parte atracan en el embarcadero de Nowy Port, 6 km al norte de la cuidad.

Sopot, la segunda ciudad de la Triciudad, tiene un marcado carácter balneario. Fue descubierta por sus propiedades curativas en el s. XIX y de este siglo es el estilo predominante del centro, situado justo en la orilla del Báltico. Sorprende agradablemente el paseo marítimo de 500 metros que se adentra en las aguas bálticas. Como curiosidad, es la ciudad natal del actor Klaus Kinski.

El imponente hotel GRAND invita a tomar un café mirando la arenosa playa de Sopot, además, el hotel tiene su historia ya que allí se alojaron entre otros Hiltler y Charles de Gaulle.

 Gdynia es la hermana más joven de las otras dos ciudades. Fue literalmente creada en el periodo de entreguerras como moderno puerto de Polonia en el Báltico, mientras la vecina Gdansk fue ciudad autónoma gobernada por polacos y alemanes.

Entre las atracciones turísticas destaca el velero Dar Pomorza y el auténtico buque de guerra Blyskawica, ambos abiertos para visitas turísticas.

Alrededores

La Fortaleza Teutónica en Malbork  (link a nuestra página) y el cercano Castillo de Gniew, donde se representan batallas del s. XVII.
El Parque Nacional Slowinski, Patrimonio de la Biosfera de la Unesco, con dunas móviles- el mayor desierto de Europa.
La Región de Kashubia y la localidad de Wiezyce, a 50 kilómetros de Gdansk, muestra de la tradición y folklore de Kashubia, donde también se puede ver la tabla de madera más larga del mundo (récord Guiness)

INFORMACIÓN TURÍSTICA

Polskie Towarzystwo Turystyczno Krajoznawcze (GDANSK) C/ Dluga, 45 Tel. 301 91 31 Fax. 301 13 Centrum Informacji Turystycznej (SOPOT) C/ Dworcowa, 4 Tel/Fax. 550 37 83 45 Punkt Informacji Turystycznej (GDYNIA) C/ Plac Konstytucji, 1 Tel./Fax. 628 54 66

EN INTERNET

 

PLANIFICAR UNA RUTA

Planea un viaje
¿cuántas personas?
1
¿cuánto tiempo?
2 días

Quiero recibir el newsletter