Warsaw 15 ºC
1 EUR = 4.76 PLN
Contacte con nosotros

Después de haber disfrutado de largos días de playa o montaña en familia y con amigos, el plácido "veroño" es una oportunidad perfecta para hacer una escapada que ponga el broche de oro a la temporada de vacaciones.

Polonia también disfruta de esta pequeña estación en el que las temperaturas son más suaves, pero en la que los museos siguen manteniendo sus amplios horarios de verano (hasta el 31 de octubre) y los días siguen siendo largos, permitiendo disfrutar de actividades al aire libre. Por eso, es una época ideal para visitar el país.

Hay vuelos directos desde Madrid y Barcelona a diario con LOT (Líneas Aéreas Polacas), además de otras posibilidades de viajar con líneas de bajo coste desde otros aeropuertos españoles. Un trayecto de poco más de tres horas que te lleva a un destino completamente seguro y, además, solidario.

Echa un vistazo a nuestras propuestas.

I

warszawa_wisla_1900x890.jpg

Varsovia, con dos aeropuertos internacionales, es el destino mejor comunicado con España. Una estancia de 2 noches/tres días te permitirá recorrer su ruta real que parte desde el reconstruido casco antiguo y termina en los jardines que rodean el espléndido Palacio de Wilanów. La parte más representativa de la ruta se puede visitar andando y el resto, utilizando el cómodo y económico transporte público.

Varsovia es una ciudad elegante, pero alegre, consciente de su pasado y optimista a la vez y, por lo tanto, también convence a los viajeros que miran mucho más allá: antiguos espacios industriales reinventados en el barrio de Praga y el estilo de vida hípster; espléndidos y tecnológicamente avanzados museos; o la historia inscrita en el paisaje urbano, para apreciar  el contraste entre la típica arquitectura “comunista” y modernos rascacielos diseñados por conocidos arquitectos. Además, en “veroño” los grandes espacios naturales ofrecen el espectáculo de colores que tiñen el verde de los árboles de los tonos propios de otoño.

Puede que quieras aplazar el viaje y si lo haces en noviembre, ¡te llevas un premio! Las tres residencias reales de la capital polaca ofrecen entrada gratuita. Con un modesto suplemento, podrás visitarlas con audio guías en español. 

Descubre qué puedes hacer en Varsovia.

 II

Lublin - ulica Złota 5413 900x591.jpg

Lublin es un destino del que se va a hablar mucho durante el 2023. Esta histórica ciudad en la franja oriental de Polonia va a ser la Capital Europea de la Juventud el próximo año. Allá por el siglo XVI, se encontraba a medio camino entre Cracovia y Vilna, las capitales de dos reinos que terminarían uniendo sus coronas para conformar la República de las Dos Naciones. Este episodio sigue estando presente a través de portal Vilnius-Lublin que conecta las dos ciudades en tiempo real.

El casco histórico está lleno de rincones pintorescos que esconden leyendas, de museos y barrios históricos que nos hablan del legado polaco y judío. Este último, desgraciadamente también está presente en el museo estatal del Campo de Concentración Nazi de Majdanek, en un suburbio de la ciudad.

Desde Varsovia, un viaje en tren hasta Lublin dura alrededor de 2 horas. Si optas por quedarte allí una noche y por moverte en coche de alquiler, puedes añadir varias paradas en los alrededores de la ciudad: desde parques nacionales o museos etnográficos al aire libre, hasta pueblos encantadores a orillas del Vístula (Kazimierz Dolny) o residencias aristocráticas (Palacio de Kozlówka). Descubre qué ver y qué hacer.

III 

Kraków obwarzanek 900x600.jpg

Cracovia es el destino más popular entre los turistas extranjeros que visitan Polonia. Es una ciudad que no decepciona se visite cuando se visite, por lo que se suele incluir en la mayoría de planes de viaje, ya sean circuitos organizados para grupos o propuestas para turistas independientes. Un viaje en tren desde Varsovia dura poco más de dos horas. Recomendamos dedicar tres noches y tres días completos para poder visitar alguno de sus muchos museos, para callejear por la parte monumental (tanto el casco antiguo, como el histórico barrio judío de Kazimierz), para cruzar el Vístula por el puente peatonal y así conocer el gueto de Cracovia o la Fábrica de Oscar Schindler y, finalmente, ya en las afueras, visitar La Mina de Sal de Wieliczka o el antiguo Campo de Concentración Nazi Auschwitz-Birkenau. No te pierdas ningún detalle: Cracovia

IV

Tatry_MorskieOko_GettyImages-866904464 900x600.jpg

Cracovia es la capital de la región de Polonia Menor (Małopolska), que cuenta con muchos espacios naturales protegidos. El más cercano a la ciudad es el Parque Nacional Ojcowski, mientras que el más popular es el Parque Nacional de los Tatra donde, además de practicar senderismo, vas a encontrar una peculiar forma de construir en madera, a descubrir las tradiciones de los montañeses y poder disfrutar de varios centros de aguas geotermales que están abiertos durante todo el año. La mejor manera de llegar a Zakopane, la capital de los Tatra polacos, es a través de un viaje de 2 horas en autobús desde Cracovia. Os recomendamos quedaros al menos una noche para disfrutar de su sabrosa oferta turística.  Qué más ver y hacer

 V

G181995_Motława, Gdańsk_MG 900x600.jpg

Gdańsk, rumbo al norte, se alcanza en menos de 3 horas desde Varsovia, aunque también es un destino al que se puede volar directamente desde algunos aeropuertos españoles. Tiene la fama de ser la capital mundial del ámbar, y su historia es aún más antigua que la de Cracovia. Se trata de un destino que seguro gustará a los viajeros que buscan la típicamente bella arquitectura de una rica ciudad portuaria y comercial, y es que esta fue miembro de la antigua Liga Hanseática. Destaca por sus valores, paralelos a la historia de Europa, y es que fue desde aquí donde, el famoso sindicato Solidaridad, comenzó a derribar el Muro de Berlín nueve años antes de su caída. También disfruta de unas cercanas playas de arena fina en la costa báltica y de otros lugares de interés, entre los que destaca el castillo de los Caballeros Teutones en Malbork, a 50 km y media hora de viaje en tren. Gdansk y alrededores por descubrir

 

El sabor de las cosechas

grzyby 900x600.jpg

Cualquiera de los destinos propuestos también “sabe” bien. El final del verano y comienzo del otoño es la época de las cosechas. Algo que se deja sentir cuando se visita cualquier mercado al aire libre: su olor a frutas, verduras y setas recién cogidas es inigualable y nos invita a probar los platos típicos de la temporada. Entre ellos, cabe destacar los platos de cuchara, algunos de los cuales se sirven en una contundente hogaza de pan.

En Polonia hay dos tipos de gastronomía. La "campesina" abarca un gran número de platos tradicionales como las empanadillas (pierogi), las sopas (hay más de trescientas recetas), las verduras cocidas con salchichas ahumadas o las carnes estofadas. La decoración de los restaurantes suele aludir, en estos casos, a la cultura rural, con elementos folclóricos y cerámica típica de la región.

La cocina "noble" se nutre de lo tradicional y de las influencias que, a raíz de la historia del país, llegaron hasta aquí de la mano de judíos, turcos y franceses. En los restaurantes más elegantes podemos probar ganso o pato asado, carnes de caza y postres elaborados, degustando también vinos del país que suelen ser una agradable sorpresa para visitantes. A pesar de todo, los precios de estos establecimientos son muy competitivos, teniendo en cuenta la calidad de los productos y las elaboraciones.

Además, Polonia está abierta a las nuevas tendencias del mundo gastronómico: Varsovia se encuentra entre los líderes mundiales en cuanto al número de establecimientos para veganos y vegetarianos.

Quiero recibir el newsletter