1 EUR = 4.29 PLN

Pomerania se sitúa al norte del país, en la costa báltica a la altura de la desembocadura del Vístula. Esta posición privilegiada le ha valido a lo largo de la historia para ser escenario de importantes acontecimientos históricos, políticos y económicos.

En las ciudades de esta zona, de entre las que destaca Gdansk como capital de la región, se puede hacer turismo cultural, disfrutar de la noche joven en Sopot y descansar en los pueblos de la costa, no solamente durante el verano.

A los amantes del windsurfing, y sobre todo a los principiantes, les atraerán las aguas tranquilas del Golfo de Puck, protegido de las aguas profundas del Báltico por la Península de Hel, un lugar tranquilo con propiedades curativas para el aparato respiratorio.

Es recomendable la visita al Parque Nacional Slowinski y sus dunas movedizas que pueden moverse hasta diez metros anualmente y que para los niños constituyen toboganes naturales.

La costa también ofrece paseos en barco, pesca de bacalao y deportes, incluyendo los extremos.

Sin embargo, una vez realizada la visita cultural a las ciudades o tras haber descansado en la costa, merece la pena explorar la zona de lagos en la parte sur de la región llamada Kashubia (denominada también, por su similitud con el paisaje, la Suiza de Kashubia). Es uno de los pocos lugares donde los habitantes hablan un idioma que mezcla el polaco y el alemán. Hay museos al aire libre, skansen, donde se puede conocer el estilo de vida de los kashubianos y admirar elementos decorativos de sus casas y utensilios. Esta parte de Pomerania es conocida también por la tradición de esnifar el tabaco.

En Kashubia se encuentra la tabla de madera más larga del mundo, hecho reconocido como record Guiness.

PLANIFICAR UNA RUTA

Planea un viaje
¿cuántas personas?
1
¿cuánto tiempo?
2 días
Quiero recibir el newsletter