Warsaw 1.1 ºC
1 EUR = 4.7 PLN
Contacte con nosotros
Palacios de la era moderna

Para finalizar nuestro recorrido por los castillos y palacios de la actual Polonia, también habría que mencionar los de la era moderna, diseñados y construidos con diferentes objetivos a partir de finales del s. XIX y durante el s. XX. A continuación mencionamos tres ejemplos que ilustran a la perfección el ansia de poder y por dejar una impronta, tal como sucedía con las construcciones de antes.

El Palacio de los Poznański, en Łódź, encarna a la perfección la historia de una ciudad que, si bien obtuvo sus derechos municipales hace siglos, cobró importancia a partir del desarrollo de la industria textil en el s. XIX. Los Poznański fueron una exitosa familia judía que encontró en Łódź su “tierra prometida” e hizo fortuna con sus fábricas textiles. El cabeza de familia, Izrael, igual que otros hombres de negocios de la época, quiso mostrar se estatus social a través de su vivienda y almacenes, y mandó construir un imponente palacio que sería el primer gran ejemplo de residencia de un magnate industrial en Polonia. Erigido en la segunda mitad del s. XIX, hoy en día constituye una visita obligatoria en Łódź para conocer la historia de la ciudad y sentir el glamur y estilo de vida de los antiguos emprendedores. Para profundizar más en estas interesantes historias, nada mejor que ver la película Tierra prometida  de Andrzej Wajda, basada en la novela homónima del Premio Nobel de Literatura Władysław Reymont. Łódź a 120 km de Varsovia y en el eje norte-sur que une, por autovía, Cracovia y Gdańsk. Es un destino a tener en cuenta cuando planees tu viaje por el país.

El Castillo Imperial de Poznań, capital de la región de Polonia Mayor, en la franja oeste de Polonia, fue construido entre los años 1905-1913, donde se ubicaban las antiguas murallas de la ciudad, con la idea de ser castillo real. En esa época, Poznań y dicha región pertenecían a Prusia. Con la recuperación de la independencia en 1918, Poznań volvió a formar parte de Polonia y el castillo se convirtió, hasta 1939, en una de las residencias del presidente de la Segunda República de Polonia y en la sede de la Universidad de Poznań.

Zamek Imperialny Poznan 700x300 _4048_fot_Radosêaw_Maciejewski.jpg

Después de la ocupación nazi de Polonia, Hitler decidió convertir el castillo en su residencia, probablemente debido a la poca distancia que hay entre Berlín y Poznań (270 km), pero nunca lo llegó a utilizar. Hoy, el Castillo Imperial es el importante Centro Cultural "Zamek" (que significa "castillo" en polaco) que, además, alberga el recién estrenado Museo del Enigma, dedicado a tres matemáticos de Poznań que dieron el primer y fundamental paso para descifrar el código de la máquina Enigma, facilitando así la victoria sobre Hitler en 1945.

El más joven de los palacios polacos modernos, y al mismo tiempo el más conocido, fue también el más odiado, aunque finalmente terminó de ganarse simpatía de los habitantes y visitantes de Varsovia: hablamos del Palacio de la Cultura y la Ciencia. Fue un "regalo" que Stalin hizo a la ciudad cuando estaba completamente devastada tras la Segunda Guerra Mundial. Aunque su estilo arquitectónico era muy frecuente en la antigua URSS, el contexto de su construcción en Varsovia fue muy diferente, ya que a los ojos de sus habitantes imponía un estilo que rompía con la Varsovia de antes de la guerra. Además, a los ojos de los polacos en general simbolizaba el yugo del país ante la dictadura soviética. Hasta hace muy poco seguía siendo el edificio más alto de toda Polonia, lo cual, decían, subrayaba lo perverso del regalo. Sin embargo, a principios de los años cincuenta, entre tantos edificios en ruinas, resultó muy útil para albergar diferentes instituciones y espacios, y así ir volviendo a la normalidad. Aunque después del cambio político en 1989 hubo intenciones de derrumbarlo, a partir de 2007 comienza a considerarse un monumento de interés para turistas, con atractivos interiores originales de 1955, esculturas originales en el interior y exterior, cines, teatros, museos, una sala de congresos y una terraza panorámica en la planta XXX. El único cambio que ha sufrido ha sido el añadido del reloj en la torre principal realizado con el cambio del régimen en 1989. 

DSC_0321 PKIN Dramatyczny moje 540x360.jpg

Una de las alas del Palacio de Cultura y Ciencia, Varsovia

Quiero recibir el newsletter