1 EUR = 4.29 PLN

Nuestras recomendaciones

Wakacje_nad_MOrzem_540.jpg

Nuestras propuestas: ¡Con el pequeño viajero en Polonia!

Polonia es acogedora con los pequeños viajeros.
¿Un niño de año y medio puede subir al monte Śnieżka por su propio pie? Por supuesto, pero sólo en el Parque de Miniaturas de Kowary, donde, además del Observatorio del Śnieżka en versión liliputiense, se han reunido miniaturas de los templos y castillos de la Baja Silesia. Cuando los pequeñajos crezcan, puede que quieran verlos a tamaño natural. Con los preescolares se puede seguir el rastro de los duendecillos (Wrocław), domesticar dragones (Cracovia) o pedir al simpático Duende de Bieluch (Chełm) que se cumplan sus deseos. La visita a las ruinas del castillo Krzyżtopór de Ujazd es una excelente ocasión para...¡hacer ejercicios de matemáticas! El gigantesco palacio tenía 365 ventanas (los días del año), 52 habitaciones (el número de semanas), 12 grandes salas (los meses) y cuatro torres (las estaciones del año).

El Parque Nacional Słowinski es un lugar que parece sacado de los sueños infantiles sobre un gigantesco foso de arena, aunque un paseo aquí se parece más bien a una expedición por el desierto. En el Parque Jurásico de Bałtów pueden disfrutar de una excursión en el tiempo y... ¡encontrarse cara a cara con dinosaurios!

Será difícil aburrirse en el Parque Paisajístico de Suwałki. Hay mucho que hacer, pues necesariamente habrá que navegar en barcaza por el lago Hańcz, ver la salida del sol desde el mirador de Smolniki, acceder al antiguo poblado yatvinguiano en Góra Zamkowa y al monte Cisowa, el Fujiyama polaco, así como conocer la leyenda sobre los trolls en el roquedal Rutka.

En el Parque de Animales Salvajes de Kadzidłowo o en la Granja de Cérvidos de Kosewo se puede pasear entre animales salvajes, dar de comer a las cabritas, dar una manzana a un ciervo, etc. Por otro lado, en Świerkocin se encuentra el único zoo-safari de Polonia, donde el visitante pasa en coche entre cebras y camellos en libertad, y donde las avestruces se acercan a la ventanilla del vehículo.

¡En verano hay que hacer excursiones en barco por la hierba! Para recorrer en su totalidad el Canal de Elbląg-Ostróda se necesitan 11 horas, por eso vale la pena elegir el tramo más corto y embarcarse en una rampa en una dirección, y volver en el siguiente barco. Con toda seguridad a los niños les gustarán los mansos ríos como el Krutynia y el Biebrza, por los que se puede navegar en una balsa dispuesta con una tienda de campaña.

PLANIFICAR UNA RUTA

Planea un viaje
¿cuántas personas?
1
¿cuánto tiempo?
2 días
Quiero recibir el newsletter