Warsaw 1.1 ºC
1 EUR = 4.69 PLN
Contacte con nosotros

La distancia en línea recta entre Barcelona y Gliwice es de 2.000 km. Pero si viajas por carretera a esta ciudad polaca en la histórica región de Silesia (al sur del país), pasando por países como Chequia, Alemania o Francia, el trayecto es de unos 2.500 km. Es el equivalente a 60 maratones. Algo que puedes hacer en dos meses si corres una al día. El corredor polaco Tomasz Sobania se planteó este desafío maratoniano que comenzó el pasado día 3 de septiembre y pretende terminar el 4 de noviembre, nada más y nada menos que en el Camp Nou, en Barcelona.

En realidad, este joven corredor polaco ya está versado en estas proezas. El año pasado recorrió los 1.500 km que separan Silesia de Roma en 36 maratones pasando por cinco países. Además del reto personal, su objetivo era recaudar fondos para un complejo tratamiento de niña con cáncer.

Las 60 maratones de este año también tienen un objetivo:  batir su propio récord y, cómo no, recaudar fondos para tratamientos psicológicos y terapéuticos para jóvenes, a través de la fundación Arka Noego ("El Arca de Noé") de su ciudad natal, Gliwice.

Tomasz, o Tomek en diminutivo, está corriendo una maratón cada día. Le acompaña el equipo de tres personas que viaja en un vehículo de apoyo, algo imprescindible para recuperar fuerzas al final de cada jornada. En el coche lleva cinco pares de zapatillas que, confía, serán suficientes para completar las 60 maratones.

El destino final, Barcelona, no es fortuito: Tomek se declara hincha del F.C. Barcelona, aunque en su camiseta se ve otro símbolo de la ciudad: la silueta de la Sagrada Familia. Su sueño sería poder correr los últimos 42 km (o al menos una parte de este recorrido) acompañado de los corredores catalanes y terminar su vuelta a Europa dentro del Camp Nou, en presencia del Presidente del Club… y de su recién llegado compatriota, Robert Lewandowski.

Quiero recibir el newsletter