1 EUR = 4.35 PLN

¿Eres fan de futbol pero aparte del campeonato esperas ver algo más? Arte urbano o monumentos históricos, algún peculiar museo o sol y playa – lo mejor te espera en las ciudades sede del Campeonato Mundial de Fútbol U20 que se celebra en Polonia

¿Eres fan de futbol pero aparte del campeonato esperas ver algo más? Arte urbano o monumentos históricos, algún peculiar museo o sol y playa – lo mejor te espera en las ciudades sede del Campeonato Mundial de Fútbol U20 que se celebra en Polonia

ŁÓDŹ

Woonerf1170.jpg

El partido de inauguración y el final tendrán lugar en Łódź. Es un merecido premio para una ciudad que a lo largo de los últimos años recorrió mucho camino para ser lo que es hoy en día. En el s. XIX y XX Łódź fue una de las capitales europeas de la industria textil, el crisol de diferentes culturas, con grandes fábricas textiles y grandiosos palacios de los fabricantes, consiguiendo este estatus, contrariamente a otras ciudades, prácticamente de la noche a la mañana.

Con la caída de la industria textil a finales del siglo pasado, la ciudad tuvo que reinventarse convirtiéndose en uno de los jugadores clave o incluso líder en muchos aspectos. Es la ciudad de arte y de cine, en continuo cambio, y presente en diferentes ranking, obteniendo últimamente  el 2º lugar en el ranking mundial de Lonely Planet como Best in Travel para este 2019.

Si visitas Łódź, no dejes de conocer la historia de la ciudad en el Museo Textil (Centralne Muzeum Włókiennictwa) y contrástalo con el actual corazón de la ciudad, Manufaktura, donde reina la modernidad, turismo, gastronomía y compras.

LUBLIN

Lublin1170.jpg

De Łódź viajamos a Lublin, una ciudad histórica donde encontrarás verdaderas maravillas en las fachadas.  Es imposible perderse las gigantes reproducciones de las pinturas clásicas por el centro de la ciudad, que son de visita obligada.  ¿Qué coloridas pinturas nos sorprenderán este año en Lublin?

Si prefieres ver la ciudad a vista de pájaro, merece la pena subir la Torre de la Trinidad para contemplar la unión entre los monumentos locales con la cultura judía. No es de extrañar, la multicultural Lublin fue denominada como “el Oxford judío” y “la Jerusalén polaca” y durante siglos era uno de los más importantes lugares en Europa para los descendientes judíos. Prueba de ello son tales lugares como el Centro de Encuentros Culturales o Teatro Judío.

BYDGOSZCZ

Bydgoszcz1170.jpg

Otra de interesantes sedes del campeonato – todavía poco conocida entre los visitantes extranjeros – es Bydgoszcz que se caracteriza por la concentración urbana a lo largo de ríos y canales, de hecho el más antiguo canal de Polonia lo podrás visitar aquí.

Tanto en la ciudad, como en los alrededores hay gran cantidad de misteriosos monumentos militares de la II Guerra Mundial, por ejemplo los restos de la fábrica de explosivos, de interés para los interesados en la temática. Los que buscan atracciones más originales encontrarán aquí un lugar muy peculiar, galardonado, entre otros, por National Geographic o la Organización Turística de Polonia – el Museo de Jabón y la Historia de la Suciedad. Los visitantes podrán crear su propia composición en este museo tan poco convencional.

GDYNIA

Gdynia1170.jpg

Desde Bydgoszcz la ruta del campeonato nos lleva directamente a Gdynia. Recuerda que aquí recibes varias ofertas en más ciudades al precio de una. Junto con Gdansk y Sopot, Gdynia conforma el complejo urbanístico llamado Triciudad, uno de los destinos de costa más populares del país. Además de extensas playas y senderos, encontrarás aquí parques paisajísticos, reservas naturales, acantilados de cuento, parques y mansiones. Paseando por la costa, no debes perderte el más famoso barco vela transoceánico polaco „Dar Młodzieży”, llamado también el “embajador marítimo “de Polonia. A lo largo de sus 37 años en servicio recibió a numerosos dignatarios y formó a 20 mil futuros “lobos de mar” venidos de todas partes. Este año finalizó su segundo viaje alrededor del mundo celebrando de esta manera el centenario de la Independencia de Polonia.

Tal como ocurre en otras ciudades, merece la pena visitar el centro donde encontrar los edificios más característicos e interesantes.

BIELSKO-BIAŁA

BielskoBiala1170.jpg

Lo mismo ocurre en Bielsko-Biała y en su pintoresca plaza mayor y rincones adyacentes por los que perderse sin mapa alguno para visitar monumentales iglesias, casas señoriales o mansiones. Los amantes de las montañas podrán disfrutar de las que rodean la ciudad.

Si te interesa el mundo de las mariposas y escarabajos, el  Dom Przyrodnika es tu sitio: podrás ver más de 20 mil además de casi quinientos ejemplares disecados de mamíferos y aves. Por suerte también los hay vivos: faisanes, corzos o chinchillas.

TYCHY

Tychy1170.jpg

La sede más pequeña es la ciudad de Tychy, situada en la región de Silesia con casi 130 mil habitantes. Aunque pequeña, tan  hospitalaria como toda Polonia, para hacer la visita en ella inolvidable.  Dentro de la ciudad merece la pena la excursión al rico en flora y fauna lago Paprocanskie , un pantano construido en el s. XVIII para abastecer de agua una herrería local.

Pero sobre todo, Tychy es conocida mundialmente por la producción de una de las cervezas más populares del país y, por lo tanto, la visita a la planta cervecera deber estar en el programa. En el museo se puede participar en talleres (en verano hay incluso visitas temáticas) y - ¡cómo no! – degustar la cerveza. Pocas cosas van tan bien de la mano como el fútbol y la cerveza.

Como verás, a la lista de las maravillas del mundo, además del fútbol y la cerveza, podrás añadir Polonia.

Guía gastronómica

Kuchnia540_360.jpg

Entre otras tantas cosas, Polonia es famosa por su exquisita y variada cocina tradicional. Es algo que nos hace sentir especialmente orgullosos porque, como dice uno de nuestros refranes más acertados, “por el estómago se llega al corazón”. Así, gracias a los sabores de nuestros platos, podemos mostrar nuestra cara más acogedora y amable a quien nos visita.

Si todavía queda alguien por convencer de que Polonia es un destino que merece la pena, no hay mejor excusa que la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 que está por llegar. A los amantes del fútbol no hay que decirles mucho más, aunque para el resto de viajeros esperamos que este sea un pretexto ideal para que acaben convencidos de que somos un país que merece la pena descubrir.

En la Eurocopa de 2012 ya aprobamos con nota organizando un torneo modélico. Recibimos con los brazos abiertos a las hinchadas de toda Europa, que sintieron nuestro calor y hospitalidad. Además, nadie puso quejas al transporte porque aviones, trenes, coches y autobuses funcionaron a la perfección. De aquello ya han pasado siete años y, desde entonces, Polonia ha vivido un desarrollo increíblemente dinámico; los que nos visiten durante el campeonato podrán comprobarlo. El único lugar donde no encontrarán ni un momento de paz, ¡será en el campo!

Como ya tenemos zanjadas las cuestiones fundamentales, es hora de sentarnos a la mesa. Ya se sabe que el fútbol a veces se vive como un asunto de vida o muerte, pero para vivir lo que hace falta es comer. Por suerte, la cocina polaca presume de los estándares más altos, así que cada hincha del turismo gastronómico (o sea, ¿todos?) encontrará algo que le guste. ¿Que dónde tienen que ir a comer? Gracias a una sabia selección de las sedes, quien nos visite podrá probar tanto la cocina típica montañesa (de la zona fronteriza, al sur de Bielsko-Biała) como la costera (tradicional del norte de Gdynia). Aunque los platos de inauguración y clausura serán del interior.

Si vas a Lublin, tienes que probar el cebularz. La explicación más sencilla (e injusta) sería que es una pizza de cebolla. Se trata de una torta de cebolla picada y semillas de amapola que proviene de la gastronomía judía. ¡Sabe genial! Desde 2007 está catalogado como producto regional de la UE y en Lublin tiene incluso un museo.

Tychy, en Silesia, saluda con una cocina regional muy rica. Uno de sus platos más populares y característicos, uno de esos que no hay que perderse, son los kluski śląskie, es decir, unas bolas de patata y harina hervidas. ¡Hay que probarlas con una roulade de carne!

Cebularz390.jpg

kluskislaskie390.jpg

Ryby390.jpg

En Gdynia, localidad marítima, la primera opción debería ser, claro, el pescado. Hay que probar el arenque, el más típico de Polonia, especialmente cuando se acompaña de bebidas alcohólicas. Además, muchos restaurantes locales están especializados en sopas de pescado. Así que… ¡pescado para todos y en todas sus variedades!

También merece la pena empezar por las sopas en Łódź. De aquí es una de los platos humildes más populares, la zalewajka: una sopa de harina de centeno a la que se añaden patatas... y casi todo lo que tengas a mano. Es tan popular porque es sencilla y rápida de preparar, y además sus ingredientes son fáciles de conseguir: además de las patatas, suele llevar cebolla, setas deshidratadas... y todo lo que pegue con la receta.

Bigos1_540.jpg

Al que le hayan gustado los kluski śląskie de Tychy, en los alrededores de Łódź puede probar otra especialidad con patata: los prażoków o kopytek. Y si ya es hora del postre, que se pase a las pastas de jengibre y zanahoria.

A los carnívoros, les sugerimos los alrededores de Bydgoszcz. La región es famosa por sus excelentes platos de ganso, aunque aquí también hay un manjar para los amantes del dulce: su famosa mermelada de ciruela. La cercana Toruń es la capital mundial de las galletas de jengibre.

En Bielsko-Biała, los montañeses alimentan a los exhaustos excursionistas con mucha col (a menudo en sopas), deliciosas tortas de patata, cantidad de carne (¡gulash!) y exquisito queso de oveja.

Con la cocina polaca pasa lo mismo que con el país: que cuando pruebas un poco, siempre quieres más. ¡Seguro que querrás volver! Así que, hasta pronto en las gradas, ¡y luego en la mesa!

PLANIFICAR UNA RUTA

Planea un viaje
¿cuántas personas?
1
¿cuánto tiempo?
2 días

Quiero recibir el newsletter