1 EUR = 4.3 PLN

La tradición de los belenes se la debemos a San Francisco que durante la época de la Navidad ponía en escena, en parajes naturales y utilizando también los animales vivos, los belenes que servían para contar el misterio del nacimiento del niño Jesús.  Esta "moda" se extendió rápidamente por toda Europa aprovechando las nuevas tecnologías para montar belenes en forma de pequeños teatros transportables para llegar con ellos a más público. En Polonia y Cracovia, por aquellos tiempos la capital del país, se seguía el mismo patrón durante siglos. Es a mediados del s. XIX cuando los belenes de Cracovia empiezan a adquirir su filosofía y aspecto actual. En este caso se lo debemos a los albañiles constructores que con menos trabajo en otoño e invierno, diseñan y preparan los belenes inspirados en la rica arquitectura de la ciudad. Más de 100 iglesias de Cracovia sirven de patrón aunque se incluye también elementos folclóricos de la región. Los cracovianos recibieron estas representaciones del belén con mucho entusiasmo que permanece hasta hoy. Prueba de ello es la popularidad del concurso anual que se celebra cada diciembre en Cracovia con alrededor de 150 proyectos de belenes cada año.

Los belenes de Cracovia, por su forma, manera del montaje y la tradición han sido declarados el 28 de noviembre de 2018 Patrimonio no material por la UNESCO.

Durante la época de Navidad y Año Nuevo los belenes se exponen en espacios públicos del casco antiguo y es buena época para programar un viaje para volver a sentir la Navidad como era antes aprovechando, además, el tradicional concurso de belenes que se celebra cada primer jueves de diciembre (5 de diciembre en 2019).

La exposición de belenes premiados en el concurso, en el Museo Histórico de la Ciudad de Cracovia durante todo el carnaval.

PLANIFICAR UNA RUTA

Planea un viaje
¿cuántas personas?
1
¿cuánto tiempo?
2 días
Quiero recibir el newsletter